+34 950 235 732

Paseo de Almeria 43, Entresuelo, Almería

Top

Dolor muscular (mialgias)

dolormuscular2

El dolor muscular. Mialgias

Los dolores musculares o mialgias pueden afectar a uno o varios músculos del cuerpo y en la mayoría de los casos tienen un carácter benigno y autolimitado. También pueden involucrar ligamentos, tendones y fascias, los tejidos blandos que conectan los músculos, huesos y órganos. Las causas que los provocan son muy diversas.

Los dolores musculares se presentan generalmente en personas de menos de 50 años que realizan actividades laborales y/o deportivas repetitivas que originan contracturas y algias musculares.

Las lesiones musculares son muy frecuentes en deportes profesionales como el futbol, baloncesto y balonmano y pueden llegar a suponer el 30% de todas las lesiones.

Tipos y clasificación de las mialgias:

  • Dolor muscular durante el ejercicio o inmediatamente después: suele comprometer a músculos específicos y comienza durante o justo después de la actividad física que lo provoca (también se incluyen las miopatías metabólicas y la claudicación intermitente).
  • Dolor muscular postejercicio: aparece tras 24-48h de finalizado el ejercicio. También se denominan “agujetas”. Su origen son los microtraumas y la inflamación. No son un síntoma de enfermedad muscular y suelen afectar a personas con falta de entrenamiento.
  • Dolor muscular en reposo: si no hay debilidad, no suele estar asociado a enfermedad muscular.
  • Síndrome miofascial, que es causa de gran cantidad de cuadros dolorosos (sobretodo lumbar y cervical).

Consejos y pautas sencillas para evitar dolores musculares:

En el día a día se pueden recomendar una serie de consejos y pautas sencillas que ayuden a evitar los dolores musculares:

1. Con el fin de evitar lesiones con el uso continuado de móviles y ordenadores, tanto en el ámbito laboral como en el hogar, se recomienda:

• Móviles: No colocar el teléfono sobre el hombro y evitar el gesto de apoyar el cuello sobre el aparato. Cambiar el teléfono de mano durante la llamada, intentar reducir su duración y si la conversación se alarga utilizar el sistema manos libres.

• Ordenadores: Colocar la pantalla de manera que este bien centrada de frente y a la altura de los ojos. Apoyar los pies en un soporte elevado (evitar cruzar las piernas) y regular la silla a la altura de la pantalla de manera que los brazos estén apoyados sobre la mesa. Es importante adoptar una postura correcta con la espalda recta, sin tensar el cuello.

2. Las labores domésticas también pueden ser fuente de problemas musculares, por lo que se requiere realizarlas en una postura adecuada. Antes de iniciar tareas tan cotidianas como planchar, cocinar, barrer o limpiar cristales, es necesario recordar:

• Al planchar, mantener la espalda recta y descargar el peso del cuerpo sobre una y otra pierna, de forma alternativa. Para evitar dolores en la zona lumbar, puede ser aconsejable colocar un pequeño escalón para apoyar el pie e ir alternándolo mientras dure la tarea.

• Para prevenir problemas en hombros y muñecas, tras la limpieza de superficies como cristales, azulejos, etc. no elevar los brazos por encima de la cabeza y evitar rotaciones inadecuadas para no cargar la espalda.

• Se aconseja que tanto escobas como el mango del aspirador, dispongan de un palo largo para evitar agacharse. Flexionar las rodillas y barrer lo más cercano posible a nuestro cuerpo.

• Para no sobrecargar el cuerpo con pesos excesivos cuando se hacen las compras, se aconseja el uso de un carrito.

3. Para evitar problemas en niños, la mochila nunca debe ser más grande que la espalda del niño, las dos asas deben ser acolchadas y a ser posible, debe disponer de una sujeción para la cintura. Para evitar lesiones, a la hora de colocársela debe estar a una altura media. Los objetos más grandes deben colocarse en el fondo de la mochila. Una buena alternativa es la mochila en su modalidad carrito.

4. A la hora de practicar deporte es necesaria una preparación previa. Es preciso calentar y estirar la musculatura antes de realizar deporte y una vez ha finalizado el ejercicio. La finalización de la actividad debe ser progresiva. Es importante cuidar la hidratación. El músculo deshidratado está más expuesto a lesiones.

5. Realizar ejercicio regular. Mantener los músculos y las articulaciones activos ayuda a conservar un buen ritmo en las actividades cotidianas y prevenir lesiones.

6. Como norma general es aconsejable evitar posiciones como estar de pie o tener la cabeza girada durante un tiempo prolongado. Es conveniente reposar la espalda en el respaldo de la silla y evitar los asientos bajos.

7. A la hora de dormir, se debe elegir una postura cómoda que favorezca el descanso. Lo mejor es dormir de lado o boca arriba, debiendo evitarse el dormir boca abajo. En momentos de relax tales como ver la televisión o leer, es preferible el sofá a la cama, ya que permite apoyar los pies en el suelo y tener la espalda apoyada en un respaldo.

Fuentes:
• Ramos E, Blas C, López S “Dolor muscular y articular. Abordaje farmaceútico” en Farmacia Profesional Vol. 29. Núm. 04. Julio – Agosto 2015