+34 950 235 732

Paseo de Almeria 43, Entresuelo, Almería

Top

Cinco claves para evitar el dolor de espalda

Mujer practicando yoga

Cinco claves para evitar el dolor de espalda

La lumbalgia es causada habitualmente por malos hábitos posturales y por la falta de ejercicio físico

La lumbalgia se podría definir como la sensación dolorosa circunscrita al área de la columna lumbar, teniendo como efecto final una repercusión en la movilidad normal de la zona, debido a la sensación dolorosa. La mayor parte de este tipo de dolencias dorsales y lumbares en adultos, suele deberse a repetidas y posturas inadecuadas en edad infantil y juvenil.

El dolor lumbar o lumbalgia, es un síntoma (no una enfermedad) siendo una afección muy frecuente, de hecho hasta el 80% de la población lo padece al menos una vez en la vida.

En la cronificación de la lumbalgia se produce una asociación entre factores musculares y psicosociales que favorecerán la cronificación e incapacidad asociada al proceso.

Contraindicaciones:

Como norma general, está contraindicado el reposo absoluto ya que prolonga el estado lumbálgico, debilita y atrofia la musculatura de la espalda, debiéndose de restringir por este motivo a no más de 2-3 días y cuando sea absolutamente necesario.

Beneficios del ejercicio físico:

El ejercicio físico ha demostrado su eficacia a la hora de proteger el dolor asociado a la lumbalgia, teniendo en cuenta que en las personas aquejadas de lumbalgia crónica existe una pérdida en la fuerza y flexibilidad del tronco y en la capacidad cardiovascular, por lo que una terapia de ejercicios adecuada debería de tener en cuenta estos tres parámetros.

¿Cómo podemos empezar a evitar el dolor de espalda?

Es muy importante dar a conocer la educación para la salud y a la adquisición de conductas posturales adecuadas, muchos de estos problemas se pueden evitar.
Hombre mal sentado en la oficina

  1. Corrección de malos hábitos posturales: sobre todo en el entorno laboral es donde solemos adoptar malas posturas debido a la cantidad de tiempo que pasamos frente al ordenador, o si estamos demasiado tiempo en pie, movimientos repetitivos.
  2. Estrés a ralla: la depresión, un alto nivel de estrés influye mucho en el estado de ánimo y repercute en la salud de nuestra espalda.
  3. Intentar dormir en posición fetal o boca arriba: en el caso de que exista alguna molestia aguda o lesión lumbar, poner una almohada debajo de las rodillas para que la zona lumbar apoye completamente sobre el colchón sin dejar hueco.
  4. Almohada si, almohada no: es muy importante que tanto el colchón como la almohada se adapten de forma suave y flexible a nuestro contorno corporal, mejorando la circulación y evitando adoptar posturas incómodas
  5. Fortalecer los abdominales: practicar algún tipo de ejercicio que fortalezca nuestros abdominales. Pilates, natación o el yoga son muy recomendables.

No Comments

Post a Comment