+34 950 235 732

Paseo de Almeria 43, Entresuelo, Almería

Top

Alimentos anti-inflamatorios. Los Ácidos grasos Omega-3

salmón

Alimentos anti-inflamatorios. Los Ácidos grasos Omega-3

dolor-cronico La alimentación es uno de los principales factores que incide en la modulación de la respuesta inflamatoria que se da en el organismo. A través de diferentes efectos sobre las células y sus rutas metabólicas, la alimentación provoca cambios en el normal funcionamiento de los diferentes sistemas involucrados en el proceso inflamatorio.

Los fundamentos que explican este efecto de la alimentación sobre la inflamación la podemos encontrar, en parte, en la epigenética, que explica como agentes externos modifican y determinan la expresión de determinados genes; otra parte la encontramos en el efecto que ejercen los alimentos al comportarse como metabolitos celulares pudiendo comportarse como mensajeros intracelulares pro o antinflamatorios y también del efecto directo que tiene los alimentos sobre las células y los tejidos.

La alimentación puede ejercer una acción doble frente a la inflamación, es así como nos encontramos que existen una serie de alimentos que ejercen una clara acción proinflamatoria, ya que su consumo activa determinadas rutas bioquímicas celulares que provocan, en último termino, la síntesis de sustancias inflamatorias. Pero del mismo modo, existen alimentos, el consumo de los cuales ejerce un efecto antiinflamatorio ya que impiden indirectamente la inflamación, bloqueando la síntesis de sustancias inflamatorias endógenas o ejercen, directamente, una acción antiinflamatoria sobre el organismo.

Analizaremos aquí el efecto de los principales grupos de alimentos, lípidos, hidratos de carbono y proteínas, y algunos nutracéuticos como vitaminas y antioxidantes sobre la inflamación: Las grasas son uno de los grupos de alimentos con un efecto más directo sobre la inflamación. Este efecto lo ejercen directamente, ya que las grasa pueden generar sustancias pro o antinflamatorias, o indirectamente, ya que las grasa contribuyen a la obesidad, y esta es una condición inflamatoria.

Las grasas trans son bien conocidas por aumentar la producción de TNF, IL-6 y PCR[1], y la hipercolesterolemia [2]. Existen dos tipos de ácidos grasos poliinsaturados con efecto sobre la inflamación.

  • Los ácidos grasos omega 3, que encontramos en las grasa de algunos peces, en el aceite de determinadas semillas o en algunas algas y cuyo productos metabólicos generan sustancias antiinflamatorias (eicosanoides antiinflamatorios).
  • Los ácidos grasos omega 6, presentes en los aceites de algunas semillas como el girasol, la soja, el maiz o el cartamo cuyos productos metabólicos generan sustancias proinflamatorio (eicosanoides proinflamatorios).

La explicación metabólica de este efecto sobre la inflamación, es que estos ácidos grasos para ser procesados y utilizados por las células comparten las mismas rutas metabólicas. La metabolización de los omega 6 de cómo resultado el ácido araquidónico (AA) que es, a su vez, el precursor de moléculas como las prostaglandinas y los leucotrienos, sustancias con marcado y conocido efecto inflamatorio.

El consumo de ácidos grasos omega 3, actúa como antiinflamatorio porque al compartir rutas metabólicas con los omega 6, evita lo producción del (AA) y sus derivados proinflamatorios por competencia; además el EPA, un derivado de

No Comments

Post a Comment